No me digas que no.

A pesar de los pesares, lo mío y lo de Luis fue verdadero. Jamás induje a nadie a pensar que no fuera así, pero nadie mostró un ápice de comprensión para con lo nuestro.

No entender lo que jamás sucedió supone un acto de no aceptación de lo nuestro, a lo cual yo y mi entorno más inmediato decimos ‘no’: ‘No’ a la mentira, ‘no’ a la tergiversación, ‘no’ al ‘digo y no contradigo’. No estamos dispuestos -ni Luis ni yo- a que desde púlpitos espúreos se ponga en cuestión lo que con tanto ahinco nos costó conseguir. No.

No os diré que no contemplo la posibilidad de no acatar lo que socialmente se nos impone, pero tampoco es cierto que no hayamos tenido en cuenta lo que no callasteis en su momento. Es por ello que, no sin reparos, aceptamos vuestras mayores reticencias a lo nuestro, y es también por ello que no os conminamos a participar en el próximo campeonato de petanca del barrio de Moratalaz.

No penséis que no os hemos tenido en cuenta, pues no está en nuestro ánimo negaros nada que no os merezcáis de antemano, pero no seríamos justos si no reconociéramos que no todos vosotros habéis impuesto un ‘no’ como condición necesaria a nuestro ‘no’: No. Como dijo Aristófanes, “el que saque la sota, saca”, y no seremos nosotros quienes contradigamos al sabio argentino, por lo que, desde hoy, día tres del cuatro del ojete maestro, yo os declaro a todos “marido y mujer”.

Y que Viva España.

Y sus regiones.

O no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s