Otro sueño de mierda

Esta noche he tenido un sueño. En él aparecía un urdangután junto a diez o quince ocas de las más blancas. El corrompido animal se pasaba el dedo corazón entre las nalgas y lo daba a oler a sus seguidoras. Ellas, tan puras, lo compartían disfrutando inexplicablemente de la caquita, que les parecía buenísima, y desprendía, según ellas, un perfume majestuoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s